Bienestar · Fat loss · fitness · General fitness · health · Medios externos · nutricion · nutrition · Perdida de grasa · Perdida de Peso · salud · Weight loss · wellness

Que decide nuestro peso, las calorías que consumimos y quemamos, las hormonas, o algún otro factor?- Parte 2

fuente: Calories in vs. out? Or hormones? The debate is finally over. Here’s who won. Precision Nutrion

Como ya hemos podido ver la Ecuación de Balance Energético es mas compleja de lo que inicialmente parece y de lo que tanto los proponentes del movimiento “Moverse Mas, Comer Menos” y sus detractores quieren hacernos pensar.

El encontrar los motivos por los que no estamos obteniendo los resultados deseados no siempre es obvio y a veces puede ser bastante difícil, pero debemos recordar que la ecuación siempre aplica, y si mantenemos una mente abierta y revisamos todos los factores podremos encontrar la causa.

Esto requiere prática.

A manera de ayuda vamos a revisar 5 dilemas comunes sobre el balance energético, en cada uno es fácil asumir que la ecuación (CICO: Calories In, Calories Out) no aplica, pero observando detenidamente veremos que sus principios siempre están presentes.

Dilema 1: “Siempre he comido de la misma forma y de repente empece a ganar peso”

En realidad, lo mas seguro es que el balance entre calorías consumidas y quemadas si cambio, pero de una forma que pasa inadvertida.

El culpable podría ser:

  • Ligeros aumentos en la ingesta de alimentos, debido a cambios en el estado de ánimo, el hambre o el estrés
  • Un aumento en la cantidad de energía absorbida, causada por un nuevo medicamento, una condición médica desconocida o un historial de dietas crónicas
  • Cambios fisiológicos que resultaron en menos calorías quemadas durante el ejercicio y en reposo
  • Aparición de dolor crónico, que provoca una disminución dramática en la Termogénesis de la Actividad Sin Ejercicio (NEAT por sus siglas en inglés)
  • Cambios significativos en la calidad y / o cantidad del sueño, que afectan el rendimiento metabólico y / o los alimentos consumidos

Dilema 2: “Mis hormonas están causando estragos en mi metabolismo y no puedo dejar de ganar peso.”

Las hormonas tienden a ser el chivo expiatorio de muchos y efectivamente están ligadas intrínsecamente al balance calórico. –Pero las hormonas no trabajan independientemente del balance calórico-

Esto significa que la gente no gana peso por las hormonas

Las personas ganan (o pierden) peso porque sus hormonas impactan su balance calórico. Puede parecer que es lo mismo pero es importante saber que no lo es. Por ejemplo, algunas deficiencias de las hormonas de la tiroides no niegan o eliminan la ecuacion (CICO) lo que hacen es modificar la energía saliente (Energy Out)

Si asumimos que las hormonas son lo único que determina nuestro peso empezamos a tomar malas decisiones pues sentimos que no hay nada que podamos hacer para cambiarlo, gastándonos mucho dinero en suplementos que prometen resolverlo o usando dietas muy restrictivas que resultan insostenibles y frustrantes.

Si sabemos que el balance energético ha cambiado, y que la energía entrante o la energía saliente han sido modificadas (lo que puede deberse a cambios hormonales) podemos hacer ajustes a nuestra alimentación, niveles de actividad física y hábitos o estilo de vida, incluido un tratamiento medico prescrito por un profesional calificado.

Dilema # 3: “¡Sólo estoy ingiriendo 1,000 calorías por día y todavía no estoy perdiendo peso!”

Que sucede aquí? No tu metabolismo no esta dañado, usualmente se trata de una de dos razones:

Las personas a menudo subestiman su ingesta de calorías: Esto sucede fácilmente y normalmente sin intensión.

  • Subestiman las porciones. (Por ejemplo, sin medir con precisión “una cucharada de mantequilla de maní”, en realidad podría ser dos, lo que agrega 90 calorías cada vez que lo haces)
  • No contabilizan las mordiditas, pedacitos y el probaditas de los alimentos ricos en calorías. (Por ejemplo, el mac’n’cheese sobrantes de tu hijo podrían agregar fácilmente 100 calorías)
  • No registran todo en el momento y se olvidan de registrarlo más tarde
  • Se “olvidan” de contar alimentos que hubieran deseado no haber comido

Debemos considerar que es muy posible que por estas u otras razones, creemos estar consumiendo menos de lo que comemos en realidad.

La gente come en exceso los fines de semana: luego de una estresante semana de trabajo en la que hemos cuidado nuestra alimentación, bajamos la guardia y nos dejamos llevar.

Luego de una semana consumiendo 1500 calorías diarias (un déficit de 500 calorías basándonos en los estimados promedio) nos desviamos un poquito del plan:

  • Bebidas con amigos y unas pocas rebanadas de pizza tarde por la noche el viernes
  • Un gran almuerzo extra después de tu entrenamiento el sábado
  • Brunch el domingo (“Hey, es desayuno y almuerzo, ¡así que puedo comer el doble!)

La cuenta final? 400 calorías extra, lo cual elimina los deficits logrados poniendo el consumo diario en 2071, esto es 71 calorías de mas por día.

Dilema 4: “Estoy comiendo todo lo que quiero y sigo perdiendo peso, ¡así que esta dieta es mejor que todas las demás!”

Quizás la principal razón por la que algunos rechazan CICO, pero no no hemos roto la ecuación, aun estamos apegados a ella, como?

Imaginemos que pasamos de una dieta alta en alimentos procesados y azucares a una principalmente basada en plantas e integral, sentiremos que podemos comer todo lo que queramos (dentro de estos alimentos) y perder peso, pero no porque salgamos de la ecuación, sino porque cambiamos comida altísima en calorías y baja en nutrición a alimentos muy nutritivos (y por tanto saciantes) y bajos en calorías.

O veamos la dieta ketogénica, rica en carnes, quesos, huevos… que no son comidas bajas en calorías, pero son altamente saciantes, lo que hace que podamos comer mucha menor cantidad antes de sentirnos llenos, haciéndonos comer menos calorías en total que una dieta basada en alimentos hipercaloricos, de gran sabor y poco nivel de saciedad.

Los resultados no dependen de la dieta que escojamos, dependen de nuestro comportamiento, y estas (y muchas) dietas nos inculcan un comportamiento que nos lleva a perder peso, al hacernos creer que estamos comiendo un montón, cuando en realidad estamos reduciendo considerablemente la cantidad de calorías que entran al sistema.

Dilema 5: “Quiero aumentar de peso, pero no importa cuánto coma, parece que no puedo”.

Algunos sufren del problema inverso, no importa lo que intenten no parecen poder ganar peso. Pero de la misma forma todo esta dentro de los parámetros del balance energético.

Tendemos a recordar los extremos: Un día consumimos 6 comidas, grandes, comimos tanto como pudimos tolerar y esto, diariamente, seria suficiente para lograr un aumento apreciable de nuestro peso. Pero el día siguiente aun nos sentimos llenos, no estamos acostumbrados a comer así, no tenemos realmente hambre, así que solo tomamos 2 comidas normales durante el día. A la hora de pensar en lo que hemos hecho para ganar peso, el primer día resaltara inmediatamente, y probablemente no consideremos siquiera el que después comimos incluso menos de lo que normalmente lo hacíamos.

Esta falta de consistencia fácilmente nos da un total por debajo de lo planeado, y de lo necesario para ganar peso.

Las personas a menudo aumentan la actividad cuando aumentan las calorías: algunos al sentir un influjo de energía extra al comer mas, también aumentan el gasto de energía, suben mas escaleras, entrenan mas fuertemente, son mucho mas activos en general. Esto puede ser no solo involuntario, sino muy sutil.

Para asegurarnos de no estar “quemando” todas las calorías extra que estamos consumiendo con el fin de aumentar de peso, podemos llevar un registro y control de toda nuestra actividad física.

Si no puedes disminuir algunas de esas actividades extra, puedes compensar comiendo aun mas, sin aumentar nuevamente tu actividad física.

fuente: Calories in vs. out? Or hormones? The debate is finally over. Here’s who won. Precision Nutrion

Nunca debemos olvidar que el balance energético esta detrás de todos nuestros cambios de peso, sin excepciones, pero que este proceso no es simple y para poder determinar los factores que pueden estar afectando nuestros resultados debemos mantener la mente abierta, revisar todas las variables y usar estos dilemas comunes, y sus respuestas, como base para poder encontrar la causa y solución.

En la siguiente entrega revisaremos 3 estrategias para “arreglar” el sistema en nuestro favor.

2 comentarios sobre “Que decide nuestro peso, las calorías que consumimos y quemamos, las hormonas, o algún otro factor?- Parte 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s